sábado, 28 de diciembre de 2013

Le escribo poemas a la nada...

Le escribo poemas a la nada
mientras el destino se mofa de mi
no creo en la suerte
por mi mala suerte hallada.

Inconscientemente
       (o consciente)
deseaba me amará
como cual pintor amaba
su oficio
como amaba pintar barcos
en la cárcel del olvido.

Le escribía poemas a la nada
palabras que escupía hacia el cielo
intentaba decirle que lo amaba 
decirle que como a nadie lo quiero.

Deseaba que usted poeta 
me correspondiera 
un poco me quisiera 
la luna era mi cómplice 
de los versos escritos en la arena. 

Nada le importo 
y aún sigo escribiendo a la nada
ya no es mi ángel 
ni siquiera mi cielo
ahora eres nada
aunque nada signifique te quiero. 








lunes, 23 de diciembre de 2013

Aquel 14 de Febrero...

Típico 14 de Febrero, la gente preparándose, riendo de felicidad, unos tristes, estúpidos como yo.Que no tienen a quien regalarle algo y que nadie le regala nada. Un día de esos en que quedé con una amiga como yo, de ir al bosque de Chapultepec junto con otros y luego dirigirnos a su casa. Haríamos una fiesta para celebrar el puto día del amor y la amistad, lo que en realidad era el pretexto perfecto para embriagarnos y algunos poder follar a gusto con quien quisieran, la gran organización de homosexuales entre mis amigos, podías tocarte con quien quisieras, robarle besos, meterte en sus sábanas a media noche y no pasaría nada. Ese era nuestro famoso día del amor y la amistad. En ese entonces, con 16 años, escribía ya, en el autobús, en el metro siempre llevaba una libreta de apuntes, cualquier cosa se me ocurría, la anotaba y tenía una idea nueva. Está vez el viaje era aburrido, abordé el 'micro' junto con varios amigos, todos hombres, platicaban cosas de comics y demás, lo cual en ese momento me pareció lo más putamente aburrido del jodido mundo a pesar que la mayoría de veces yo empezaba a sacar esos temas. Saqué mi libreta y comencé a dibujar, cosas tontas, como muñequitos de palo y círculos.

Bajamos del camión, guardé la libreta y abordamos el metro, estación Pantitlan. Abordó un joven, de 23 o 25 años a lo mucho, moreno claro, ojos profundamente negros, sentí palpitar mi corazón, mi entrepierna. Tonto, estúpido, sentí atracción. Lo observé de reojo, era guapo, una nariz fina, ligeramente del lado, mentón un tanto cuadrado y pestañas largas y negras. Tanta era mi insistencia, que se dio cuenta. Pero no hizo más que regalarme una mirada coqueta y una sonrisa ligera. Me sonrojé, era tremendamente atractivo. Saco un libro de su mochila y comenzó a leer "Aura" de Carlos Fuentes. Ojeaba rápidamente, parecía que no lo leía. Se desocupo el asiento del lado de él, me levanté por inercia y me senté de su lado. Comenzó a sonreír, mientras meneaba su cabeza haciendo un gesto gracioso. No sabía que decir, lo más lógico era "Buen libro" como todo estúpido queriendo ligar.

Aunque yo conocía perfectamente ese libro, porque me encantaba. Sentí las mejillas calientes y un fuerte palpitar, quería tocar su mano, besar sus labios tremendamente bonitos, se veían carnosos, y esos hoyuelos cuando sonreía, quería pasar mi dedo sobre ellos, mirarle a los ojos, no atine a decir nada, las estaciones seguían y yo estaba como estúpida observándolo.

Hasta que me decidí, estación San Lázaro: "¿qué tal el libro? Es muy bueno ¿no? Donceles, maravilloso lugar..."

Yo queriéndome hacer la interesante, buscando tema de conversación, volteó con una sonrisa pícara, algo sonrojado y dijo: "Es excelente, me encanta". Sonreí y comenzamos a dialogar sobre el libro, pretexto estúpido para dos estúpidos. Se declaró admirador de Marques de Sade, como yo y mencionó varias frases de el. Salto del Agua, ya íbamos cerca, me pregunto a donde me dirigía: "Chapultepec" contesté casi al instante, no sé si fue casualidad o lo decidió y dijo que me acompañaría con todos mis amigos. Balderas, Cuahutemoc, Insurgentes, Sevilla, llegamos al lugar. Caminamos rumbo al bosque, al lado del lago.

Mis amigos comenzaron a preparar cosas, armar planes, que haríamos, yo los dejé, me fui sin avisar con el moreno de mirada penetrante y misteriosa, llegamos a una parte apartada del bosque, típico refugio de los 'enamorados' en el día tan jodidamente especial. Nos sentamos en una banca de cemento y comenzó a acariciar mi cabello, dijo que era precioso, color negro como la noche y me abrazo. Sentía especial atracción y con su sólo rozar de sus dedos sentí una explosión. Me beso ligeramente, sus labios gruesos devoraban los míos, de manera muy dulce y tierna.

De los besos pasamos a las caricias, cada vez más atrevidas, sentí su dureza en mis manos, sentí como crecía con más vigor, él sentía mi humedad a través de la ropa. Estaba cada vez mejor todo, pero de pronto llego un policía en su cuatrimoto, advirtió que no siguiéramos, que era un lugar público y una persona reportó lo que hacíamos. Decepcionados, nos fuimos.

Mis amigos ya me buscaban, era hora de irnos y no me encontraban por ningún lado. Cuando salimos del lugar, el ya me tomaba de la mano y abrazaba. Mis amigos se sorprendieron, pero yo no respondí a nada de lo que preguntaban, en el subterráneo se despidió de mi, me dijo que le había encantado la experiencia, que jamás lo había hecho y le fascino, me acarició los labios, me dijo que nos veríamos pronto, que lo presentía. Casi cuando iba a abordar, le pregunté su nombre, entro al gusano naranja y escribió en un papel algo, que me arrojó por la ventanilla. El papel giró en el aire, dio varias vueltas y por más que corrí no alcancé a tomarlo, cayó en las vías del metro... Hasta ahora sigo esperando encontrármelo de nuevo...






jueves, 19 de diciembre de 2013

#1

Desperté.

Olí todo lo que nadaba alrededor de mi, besé tu muñeca, amé tu respiración. Te rodeé con mi amor, me rodeaste con tus brazos, vi tus ojos cafés y por toda mi vida quise hundirme en ellos. Tus labios protectores rodaron por todo mi cuerpo y tu vista nunca quise perder.

Crecía mi alma cuanto mas te veía y las rosas inundaban mi nariz con su perfume, te besé de nuevo pero ésta vez tu floreciente piel lucía marchita, y mis manos se estiraron a acariciar tu barbilla cansada y triste por el paso de 40 mil días y unas pocas noches.

Esos luceros que brillaban como 10 estrellas comenzaban a irse, no había rastro de ese universo que navegaba por mi corazón y te vi no ser feliz. Y de pronto comenzó a olerse a mierda y putrefacción, la luna dejo de salir por las noches mientras el sol abrasaba al viento para prender todo.

Quise no haber despertado nunca.

Dormí.

No sé cuanto tiempo fue, ni quiero saberlo, sé que mi presencia resulta inútil en este vasto desierto inundado de mentiras y unas pocas verdades.

Quisiera volver a dormir al lado tuyo, en la inmensa oscuridad que te traga cada día y cada noche. Tus ojos son aspirados por gusanos ponzoñosos, ya no respiras más.

Vuelves a la tierra que es donde naciste y ahora eres alimento de las ratas que habitan en tus entrañas.
Te extraño por las noches que son eternas a base de alcohol y humo.
Sustancias en las venas.

Duermo para seguir evadiendo mi realidad.




miércoles, 11 de diciembre de 2013

Días muertos.

He agotado los días del calendario
exhaustas las horas cojean en el suelo
y mi memoria rota llora por tu encuentro.

¿Cuántos cafés he probado en este día muerto?
Que sucumbe ante la aproximación de la noche.

¿Cuántas horas he pasado intentando reflexionar?
Y no he hecho nada ni cambiado nada porque sólo pienso y no actúo.

¿Cuántos días nauseabundos tienen que pasar más?
Para seguir llorando tu partida y odiar a los gusanos que comen
y te despojan de tus carnes y entrañas sin respeto y con aguda hambre.

Maldigo a los gusanos que te devoran
a la tierra que te succiona
a la oscuridad que ahora es tu casa
a las estrellas que nunca más contarás
a aquellos que derraman hipocresía
a las aves que con su vuelo surcan el cielo
y tiran su excremento sobre mi tristeza
a la pluma que por inercia escribe palabras para ti
al pasto que crecerá sobre tu tumba
y a la lápida que pesa y no te deja salir.

Maldigo el día que tus ojos se cerraron
y sobre todo maldigo no haber estado ahí
me quedan dos cicatrices para recordarte
me quedan todos los libros que te prometí.

Ahora la pregunta cambia:

¿Cuántos días muertos han pasado tras esos cafés?
No tengo la menor idea y tampoco me interesa tenerla.
Que importa si es martes o viernes o si viene el sábado;
no importa si no estás tú.

Te ofrezco una disculpa
no soy yo quien recé un rosario para ti
no creo en Dios ni creeré para que te salves tu
aunque puede ser que eso quisieras.

¿Cuántas horas tengo que esperar más sentada en la tierra?
Nunca más regresaras ni te veré
y esas horas siguen arrastrándose viéndome perder.

La gran señora se acerca a nosotros
roza nuestra cama
somos perdedores todos
pues ella nos dio una vida de ventaja.

El día muerto eres tú.






martes, 10 de diciembre de 2013

Colibrí.

Se consume un cigarro en mis labios
y tus alas se extienden
para darme un abrazo.

El cielo se mira tan claro
navegando por el mar
tus alas sobre mis hombros
amándome a cada palpitar.

Quién diría que la raíz se enamoraría
de quién piensa y vuela con fuerza
de quién todo lo que toca y canta
se vuelve agua dulce.

Ahora se escucha la risa de los niños
que todavía nadan en tu sexo
se escucha el andar de la locomotora
traspasando tu laberinto con mi viento
haciéndonos sentir hoguera en invierno.

Explota tu emoción en todos mis amaneceres
borra las arrugas de mi cama con tu cuerpo
inunda mi habitación con tu color
rompe papeles con tus dientes porque son poesías de dolor
para que anochezcas en mis brazos
calienta con tus pensamientos mis sueños
e incendia mi cuerpo con tus manos.

Quién diría que el ave conquistaría
a quién cambia y teme
que pesarosa no sale de su interior
quien no gira ni se mueve
y no sabe como él siempre vuela alrededor.

Se vuelve a consumir un cigarro
tus alas no se abren más
me abrazan, me calientan
y vuelve a escucharse la risa de los niños
entrando en tu sexo.

Colibrí que hermoso vuelas
tus colores regocijan en mi habitación
te amo con tus alas transparentes
y mi cielo iluminado con tu amor.




lunes, 9 de diciembre de 2013

Vian: Bajo tus alas.

Para leer la primera parte. ¡Click aquí!

Para leer la segunda parte. ¡Click aquí!

"Hay vida bajo tus mutiladas alas de colibrí..."

Le repetía una y mil veces más a aquella bella persona de ojos cafés y nariz redondita.
Hay vida en tus sueños que me inspiran a volar, mar en forma de nubes y besos de algodón que me hacen soñar cada vez más.

Vian sonreía pero eso no evitaba que viese sus ojos tristes, apagados y sin vida. Sus piernas largas, morenas y torneadas no se veían como siempre a pesar de ser tan lindas, ni su cintura, ni sus pechos grandes y firmes. A pesar de que yo la amaba me costaba trabajo quererla así, es que ni toda su belleza hacía que sus ojos recuperaran la alegría y aunque yo lo pensara de mil maneras, llegaba sólo a una conclusión, era la mujer más guapa pero a la vez la más triste que yo había conocido.

- No te preocupes por mi, corazón - me decía - yo ya tengo tiempo por ahí vagando y es hora que recupere el descanso porque mis hombros pesan mucho ya.

- Pero Vian... ¿Qué piensas hacer? Es que tu... me importas mucho.

- Nena, eres tan inocente a veces... Yo quisiera ofrecerte más cosas pero algún día volarás como todas las aves que tienen un destino y no como yo, que sólo soy un ave de paso.

Me besó. Un beso largo y amargo pero a la vez fuerte y con decisión.

- No quiero ser cruel contigo chiquilla. Pero yo como ave de paso tengo que seguir, quizás sola o con otra persona, tu no significas tanto para mi... Tengo muchas cosas por hacer y tu me sirves de consuelo, pero apenas me aburras te diré te vayas, como a todos les he dicho... Eres la primera mujer en mi vida, como yo de la tuya, pero eso no significa que estaré siempre contigo, corazón...

- Lo entiendo - dije, mientras dos lagrimas resbalaban por mis mejillas - lo entiendo...

- Pero no llores, porque me pones sentimental y sería capaz de prometer cosas que nunca cumpliré o peor aún, decirte que no te vayas nunca porque tu presencia es necesaria para mi

- Porque tú sabes que es necesaria pero no me quieres en tu vida porque temes...

- Claro que temo, temo de amarte tanto que sobrepase los límites que tengo que respetar, yo sólo he sido una miserable persona, que folla con otros para sentirse un poquito a gusto con su vida de mierda... no me entiendes porque nunca pasaste por eso - reclamó - eres una tonta porque no conoces de nada de la vida...

- Ven, te abrazaré todo lo que necesites y luego me iré así como me has dicho - la besé - te acompañaré lo que sea necesario, mis pasos de cualquier forma te seguirán a ti.

Recostada en mi pecho comenzó a decirme cosas tontas y sin sentido, absurdas que escondían toda su verdad, lloraba poco ya. Su respiración era más o menos normal pero su corazón seguía apretujado, intentado estallar sin saber como.

- Cuando niña estuve condicionada a lo que mis padres querían y no amé a nadie más que a ese muchachito tierno. Recuerdo las perversiones a las que me sujetaba mi padre cuando mamá se iba de casa o cuando mamá me contaba todas las cosas malas que mi padre hacia atrás de su espalda... Tu no sabes cuanto odio hasta la misma familia que tuve, que me obligaron a vestirme de tal y cual manera o de ser la niña tierna y bonita que permanece como maniquí - pauso para tragar saliva - estoy acostumbrada a lo fácil, a pensar diferente o quizás no pensar, a sobrevivir en lugar de vivir, a sujetarme a deseos ajenos, a prestar mi sexo para aliviar penas que no son mías, a eso estoy acostumbrada.

Siguió llorando mientras yo permanecía en silencio escuchándola...

- Mi sexo es igual de inútil que yo porque no ha servido para nada, mas que darme tristezas mientras ellos se burlan de mi. Cuando niña yo siempre tuve que ser obediente, sumisa, aprender a ser toda una dama, pero en lo que me he convertido es todo lo contrario, sólo voy por ahí rodando. Dinero no me hace falta, pero si me hace falta algo que el dinero no puede comprar. Sigo siendo triste...

- Pero Vian, aún hay vida bajo tus mutiladas alas de colibrí, aún tienen ese encanto nadando ahí. Aún puedes soñar, volver a vivir. No te dejes morir de esta forma. ¡Vian! Aún hay  vida ahí en tus ojos y en tus manos, en mis cejas y tu mirada... por favor, no me dejes aquí como tonta esperándote siempre...

- No, nena, para mi ya no hay más oportunidades, en doce mil días no he logrado nada, menos ahora.

- Tienes doce mil más - rogué - sólo dame otra oportunidad.

- No, nena. Abrázame, tu lo dijiste, estarás hasta que yo te necesite y puede que si sean doce mil días más...








miércoles, 27 de noviembre de 2013

#93

Escribo para los parásitos sociales, esos que todos dicen nunca servirán, para los indigentes, los perros callejeros y los niños que duermen debajo de la gran ciudad, para los que nadie recuerda; incluso ni saben que existían.

Para los malnacidos, los malditos, los poco probable e inútiles en ésta sociedad. Escribo para los que nadie se atreve a llamar, horribles, desgraciados, borrachos sin sentido, sin rumbo ni dirección, ni día ni vida.

Escribo para el excremento, para el cielo y la lluvia y los animales que mean el lugar donde duermo, escribo para los vagabundos, los olvidados, los gusanos, las cenizas y el llanto, porque de esos nadie quiere saber nada.

Escribo para ellos porque me place, me hace feliz y soy parte de ellos también.



miércoles, 20 de noviembre de 2013

La mujer mas guapa.

Era la mujer más guapa que nunca había conocido. Tenía esa esencia de mujer única y especial. Yo la veía a lo lejos, la disfrutaba con la vista, la olía a distancia y veía su linda sonrisa con ese cabello largo y negro que deliciosamente paseaba por su espalda y recorriendo sus hombros. Con su maquillaje fino, con sus pestañas largas y rizadas y sus ojos con una chispa que nunca había visto en alguien.

Sabía que ella tenía algo especial, es inteligente y bonita. Piel blanca tornasol, un lindo aretillo en la nariz y unos dientes preciosos, aparte de las pequeñas pequitas que asomaban en su carita.

Su boca dibujada con delicadeza, pasando un pincel sobre cada rayita que habita en sus labios formando bellas letras que dicen libertad.
La vi y me gusto tanto, estaba en su entorno; salvaje. Entre toda la gente a su alrededor que inconformes gritaban su sentir.

La vi con su pantalón ajustado a esas curvas que tanto me gustaron, que quizá no entran en el estereotipo acostumbrado pero a mí me fascinaron.
Su tierna barriguita la vi a través de su camisa, me dieron ganas de frotarme en ella, descubrir poco a poco su ombligo y cada uno de los vellitos de su piel. Me dieron ganas de olerle el cuello y su cabello que seguro tendrá un olor indescriptible, nada puede compararse con su feminidad y con el erotismo que emana.

La vi con sus ojos cafés y sus piernas perfectas alejándose, no puede evitar esa noche; soñar con ella y con su encanto.

La luna y ella se apoderaron de mi esa noche, bajo el encanto del sueño la vi, como la vi unas horas atrás, tan atractiva, tan comestible y deseable; apetecible es lo correcto.

La llevaba lejos, caminaba delante de mí con su pelo negro meneándose por su espalda, me daban ansias, quería tocarle todo, y aspirar su olor para recordarlo siempre.

Ella iba despacio, moviéndose, como queriendo provocar y lo lograba. Entramos a una habitación, sorpresivamente me beso y correspondí ese beso que tanto había esperando, quite su blusa, besé sus hombros, ella me toco el pecho; los senos. Su boca era tan suave como la imagine, incluso un poco más, me veía acariciando su espalda desnuda, los vellos de su espalda estaban erizados y la expresión de su cara era lo más pasible que podía imaginar.

Tendida sobre la cama, lamí sus muslos bien formados, su sexo perfecto era el espejo del mío, así la vi, tranquila disfrutando de lo que yo quería ofrecerle, besé su cuello más, bajé hasta llegar a los dedos de sus pies, era tan rica ella, que no podía pensar en que era mi primera experiencia lésbica.

Sus manos eran perfecto instrumento de perversión, sus labios eran perfectos, eróticos, calientes, me gustaban tanto como ella completa, desnuda sobre el lecho no dejaba de respirar entrecortado, y de decir que le gustaba todo eso. Con su piel desnuda y blanca rozando las sábanas me atraía más y más, ella parecía una diosa bajada de otra constelación, parecía indefensa y tan tierna, y con su cabello encima de la almohada, esparcido se veía como toda una linda señorita apunto de conocerse a fondo.

Se veía tan espectacular, digna de grabarla a fuego en la mente, como la mujer más guapa en un estado de ebriedad pasional. Aún puedo verla con sus pechos al desnudo y su cara angelical esperando a ser devorada por unas manos que le ofrecen caricias; las mías; locas y apasionadas.


Luego desperté del bello sueño, esperando se vuelva realidad…



viernes, 15 de noviembre de 2013

#4

Tu emoción apagada en el cenicero
no eres más que el humo que inhalas
y la risa que brota instantánea.

Te acaricio el cabello
porque sé que no lo haré más
aspiro tu fragancia; tu pasado
huele demasiado bien.

Buscas la mirada del perro
que codicioso robo tu botín
buscas la mirada perdida
que se fue tras ese tesoro
y no se preocupo por lo ajetreado
que dejaría tu sentir.

Las nubes conversan
se ponen de acuerdo para lloverte
mientras lloviznas dentro de mi
mi cintura y mi sexo
se ponen atentas a hacerte feliz.

Se menean y contraen
queriendo exprimirte la tristeza
mi lengua lasciva probó tu angustia
y mis huellas dactilares se quedaron
marcadas en tu cara.

El único cómplice para interrogar
es el alcohol ingerido:
el eclipse que se forma en tus ojos
nublando el sol de tu mirada
mostrando los temores de la madrugada.

Siguen resbalando tus lamidas
por mi mejilla
tu aliento rozando mi oreja
tus besos estacionados en la calle
siguen ahí.

Es difícil contar cuantas caricias me diste
que ya volaron de mi cintura
y de mis senos; se me dificulta
con claridad recordar tus facciones
que gemían sobre mi espalda.

Sigues siendo surreal
al atravesar la avenida
al subirte a la nube de historias
que trafica con el cemento.

Aún siento tus labios en mi cara
y tus manos en mi alma
ahora eres el humo que inhalo
y yo; tu risa que brota espontanea.







viernes, 8 de noviembre de 2013

El derrumbe de un imaginario.




"- Discúlpeme, lo nuestro no puede ser. Yo amo volar y usted es como un árbol, fincado, arraigado. 

- Que mal que usted piense eso, que hasta un pájaro necesita de su raíz y posarse en un árbol para hacer crecer sueños. Como un árbol necesita echar sus hojas a volar para que reverdezca más."



jueves, 7 de noviembre de 2013

La ciudad más feliz.

La gente ríe contenta por la plaza
sin preocupaciones
se ve feliz.

Miro para todos lados
complotean para hacerme sentir miserable
como lombriz siendo partida en dos
retorciendo
formando a otra.

Me veo como caricatura difusa
en un charco de memorias
soy poco o nada
de lo que prometí.

Soy como pintan en cuentos
una nube gotea sobre mi
llovizna cuando apareces
llueve y graniza cuando te vas.

Siempre hay un lazo colgando
o unas navajillas de afeitar
un revolver en mi mano
o una silla para saltar.

La gente sigue feliz
caminando por la plaza del domingo
evadiendo su realidad
fingiendo no ser lo mismo
que los demás.

Y mi nube sigue goteando
agua con sal
no hay cielo ni luna
sólo mi tristeza uniéndose con la mar.





miércoles, 6 de noviembre de 2013

El roce de tu cuerpo.


(…) Abrázame, estrújame contra ti– decía él acariciando la cara de su compañera que sonreía dulcemente –hazlo…

Con el sólo roce de su cuerpo se le erizaban los vellos de los brazos y de todo su ser. Ellos estaban abrazados disfrutando de una noche invernal, en la habitación empañados en sudor por su propio calor.
No eran necesarias las palabras pues el amor se esparcía por todo el cuarto, incluso salía por entre las rendijas de las ventanas y la puerta. Navegaba por el mar de los ojos de los dos que se veían como quiénes nunca se han visto en años.
Ambos se comían con la mirada y los besos eran su postre favorito, sus manos eran los utensilios necesarios para devorarse a caricias. En el cuarto reinaba el olor de los amantes locos y desquiciados que nunca saben cómo o cuando van a parar.
Para ellos la cama era un universo entero donde podían ser viejos y tomarse de las manos nada más, vivir locamente el impulso de los jóvenes y amarse con frenesí hasta la madrugada o ver el sol partir del horizonte, pero sin duda la mejor etapa era juguetear como niños, entre risas y cosquillas sin parar.
Para esos amantes no había ayer ni mañana, sólo buscaban su mirada y sentirse confiados de cómo podían amar. Beber de las infinitas aguas del placer e ir contracorriente, pasearse por el jardín más hermoso y probar ambos sus sexos siendo la hora que fuese.
Él era como un gato; juguetón y mimoso, ella era el consecuente a los mimos que él le ofrecía. Sus dedos vagaban por su cabello ofreciendo caricias en su nuca y él se reflejaba en sus ojos color café de ella.
Sus manos se deslizaban pacíficamente por su rostro de él, le hacía cerrar los ojos, mantener la calma, le contaba sus sueños e ilusiones y volvía a empezar con el tema principal; haberlo encontrado después de pasarla mal. Le contaba que era precioso su existir, que sin él no sabría cómo vivir.



Sonreía mientras decía que podría sonarle exagerado el hecho de que no sabría cómo vivir sin él pero era verdad aunque no sabría explicarlo ciertamente.
Bajaba a su boca y le rozaba con la yema de los dedos, sabía que las líneas de sus labios encajaban perfectamente con las huellas dactilares y las líneas de su mano.
Le miraba con sus ojitos cerrados y su cara tranquila mientras se enamoraba más de él.  Él recorría los muslos de ella, como un ciego leyendo braille, su tacto era tierno y a la vez caliente. La acariciaba lentamente como si deseara contar cada uno de sus vellos, memorizaba cada parte de ellos, sentía la tinta impregnada en su piel, y volvía a empezar desde su rodilla.
Luego subía de pronto hasta los hombros, con su palma suave recorría las marcas que tenía, pasaba de nuevo por la tinta, subía a su cuello y ella sintió ganas de tenerlo más cerca de lo que ya estaban. Lo estrujaba fuerte contra ella, amándolo cada vez más, sus senos rozaban con el cuerpo de él que subía de temperatura intensamente.
Ahora el cuarto estaba más que infestado de amor, el olor recorría toda la casa y los amantes lo sabían porque lo disfrutaban.
Él comenzó a tocar el punto que a ella; físicamente, le agradaba más, rodaron abrazados por la cama, sus manos de él se posaron en sus hombros que estaban comenzando a empaparse del sudor. Se miraron a los ojos, él ahora habitaba todo el cuerpo de ella, con sus manos surcando su pecho y trazándolo puesto que todo pertenecía a él.
El sitio más hermoso de ella proyectaba el líquido que a él lo hacía sentir bien, bebió cuanto quiso mientras ella sonreía y ahora sus ojos de ella permanecían cerrados; era lo mejor que había sentido alguna vez.
Su cuerpo fiel a las caricias de él, empezó a erizarse cada vez más, sus vellos, sus pezones, sus poros, sus sentimientos.
Se tocaban al compás de una canción que sólo ellos escuchaban como aquellos locos bailando en el invierno desnudo, donde sus cuerpos no tiritaban de frío y hacían fundir la nieve en agua azucarada.


Él bailaba sobre su cuerpo haciéndola sentir dichosa, como nadie nunca lo había hecho. Era un baile único y especial, inventado para ellos dos que se amaban y emanaban el mejor de los sabores conocidos, alcalino, de hacer el amor.
El roce de su cuerpo era como un torbellino, un huracán encendido. Él era el viento fuerte y ella la enramada. Era un volcán en plena erupción, brotando lo mejor de si sobre su cuerpo que siempre busco eso.

Ahora no sólo había amor, también había lujuria y pasión navegando con ímpetu en el cuarto, haciendo crecer más y más el amor, moviendo cortinas, haciendo temblar la cama y los cuerpos que se unían en uno solo, los gemidos eran la música que harían nacer a los pajaritos que luego huirían del nido haciendo sus propias melodías. 


                                                                                                                                     


martes, 5 de noviembre de 2013

Una noche vieja mas.

Todo vuela
no hay marcha atrás
tu lluvia me acompaña
me moja y susurra
que nunca volverás.

Nos equivocamos
quisimos volar
sin antes aprender a caminar.

Prometimos cosas
que sabíamos; nunca podríamos
hacer realidad

Aún sigo esperando con ansias
una noche vieja a tu lado
y nada mas.

Como un reloj descompuesto
se olvidaron las caricias
y los besos
nunca cumpliremos promesas
que creímos selladas en fuego.

Eres música que sólo yo escucho
y en mi desesperado intento de tenerte
te he guardado en cada uno de mis poros
con esta poesía que nunca leerás
intentó sepas un poco de mi
y que con tu olvido sufro.

Ha pasado una noche vieja mas
y el frío arrecia mi corazón
hasta volverlo helado
como un témpano de hielo añejado.

La tinta de tus cartas
y tu rostro se ha borrado
la melodía suena muy tenue
con el avance del tic tac del reloj
y del polvo que esta a su alrededor.

Ya no miraré nunca tus pupilas
y el calendario no avanzará
no me tocarás
no hay suspiros para mi boca.

Es tiempo de huir
de tu recuerdo y decepción
tus pinturas no son un porvenir
ni tus manos un escondite de amor.








miércoles, 30 de octubre de 2013

Eternidad.

Me vicias cada mañana
como cual alcohol navega en mis entrañas
formas parte de ese organismo sucio y descompuesto
que sólo busca destruirse más y más.

Que no te sorprenda mi forma de ser 
no soy más que un estúpido humano 
intentando encontrarse más allá en todo el barullo
y en los bares de mala muerte.

No te compadezcas de mi
ni cuando duermo en las calles
y la lluvia moja mi ropa desgastada
no preocupes por mi 
aunque los perros me meen la cara
y excremento sea la etiqueta de la gente
que egoísta recorre los parques.

Todas las noches y madrugadas 
camino intentando buscarte
entre llantos y sonrisas 
entre colores y difusas figuras 
recorro las mismas calles 
que me persiguen como el pasado
y aquellas buenas fechas que me apuñalan
por la espalda
aventándome los errores que cometí.

Exploto entre risas 
como los locos en el manicomio
que fueron los únicos capaces 
de escapar de la realidad.

Me inyecto pretextos en las venas 
para poder ser un poquito feliz sin tu presencia
y sé que a pesar de estar podrido 
y de esconder entre mis manos la mariposa de tus ilusiones
aún siento punzadas en mi pecho
y aún tus manos tibias reposan en mis hombros,
en mi estomago como el alcohol recién utilizado
y en mi cabeza, como el valium haciendo su trabajo.

Sigo andando por tu rumbo 
los ojos me engañan y no puedo respirar 
no sé si es el humo del cigarro 
o el nudo que se me ha hecho en la garganta
por verte cargada de promesas 
como lo que mis manos y mi sexo idiota nunca pudo hacer.

Ahora sé que no te compadeces
ni te preocupas 
ni siquiera me piensas 
mucho menos me extrañas
y no porque te lo haya pedido, nena
sólo que encontraste lo que yo no tengo
ahora sabes que soy lo mejor que pudiste evitar.

Y retorno a mi esquina
al burdel donde me dan gratis de comer
donde el alcohol no me cuesta
y los perros me mean sin importar quien soy
y ahí de vez en cuando en cuando 
puedo olvidarte por momentos para mi buena suerte.

Duermo poco y bebo mucho 
evado mi realidad sin gran triunfo
amanece y yo vuelvo al punto de la nada
donde mi existencia no cuenta
y soy lo mismo que la noche anterior.

Un estúpido humano inyectándose decepción.
Ya no me vicias más.













domingo, 20 de octubre de 2013

Irremediablemente.

No creo en la suerte
ni en el azar ni en el destino.

Irremediablemente odio el día
en que creía la suerte existía
y tu paso junto al mío se unían
gracias a ella.

Camino frente el lugar donde te vería
odio salir y tener que pasar por ahí
desvío la mirada por las mañanas
se me escapa una lágrima
porque ridículamente pienso
que te veré ahí
esperándome.

Me miro al espejo y me doy asco
pálida, ojerosa y con un montón de ganas de ti
cuando tu ya partiste con otra ave
a buscar lo que yo, seguramente, no te di.

Voy vagando en la calle
que se amontona de gente y de fechas
hasta la explanada de la localidad
me recuerda el día en que te conocí.

Tiene nuestra fecha inscrita en una placa
irónicamente el día de la revolución
me revolucionaste a mi sin querer.

Por las noches con los ojos perdidos
pienso en lo que dejamos de hacer
todavía sigues siendo mi delirio
todavía escucho la canción que me diste
hasta el amanecer.

En las noches es cuando más te pienso
me obligo a desangrarme
a pensar en con quien estarás
y si lo disfrutarás.

Y te odio como nunca he odiado
quisiera ir a retorcerte las tripas
y el corazón como a mi me ha pasado
me gustaría tomarte y obligarte
a que me quieras otra vez y muchas veces más.

Deformar tu cara, arrancarte los ojos
esos ojos hermosos donde siempre me reflejaría
y te odio con más fuerza
no sé de quien serán tus manos
que volvían a pintar hermosos cuadros
no sé quien gozará de tus labios
y a quien les darás todos mis besos amados.

Agoto toda mi estúpida agua salada
y me quedo suspirando hasta que duermo
irremediablemente, amor mío
te amo en las mañanas cuando pienso
en tus palabras y cuando leo tus cartas.

Me recuerdas al viejo loco
que en mi habitación dormía
que decía que los fantasmas no existen
y yo te conozco a ti
recorriendo mi memoria y mis recuerdos
durmiendo en mi cama
pasando por toda la estancia
como si disfrutaras estar fastidiando.

Irremediablemente te amo
como nunca he amado
irremediablemente te pienso
e irremediablemente te odio
por todo lo contado.

Sé que por ahí estarás
siendo feliz con alguien más
con tu cerveza y tu tabaco
sin pensar en mi
sin mirar ni un poquito hacia atrás
donde yo te esperaba.

Sé que ni me odias ni me amas
sé que sólo fui algo más
sé que irremediablemente te seguiré amando
y como un perro esperando tu llamado.

Irremediablemente si me llamas
volveremos a repetir estos pasos.

Irremediablemente llegará alguien más
no será lo mismo que tu
ni soñarlo
poco a poco te iré olvidando
eso lo espero
serás el mejor recuerdo jamás imaginado
aunque te ame y te odie al mismo tiempo
sé que así será.

Irremediablemente, eres lo mejor de mi pasado.










lunes, 14 de octubre de 2013

El viejo.

Caminando lento va el viejo
pensativo
y con la espalda en signo de interrogación.

No mira
se detiene
tiene la mano callosa
arrugada
agarrando un bastón
tan solo el viejo.

Va mirando el pavimento
intentando encontrar una moneda
ve las piedras
como quisiera excavar y encontrar un tesoro.

El viejo ve al rededor
sus ojos perdieron el brillo
como el perdió a sus hijos
como perdió todo
su energía, su vigor
su fe, su valor.

Va cabizbajo
todos lo han olvidado
el viejo cansado
implora descanso.

Sufre
en sus pies se le nota
ya no sabe donde encontrar fortuna
que tierra bendita pisar
para encontrar solución.

Come poco
platica con poca gente
no hay sonrisa en su rostro
tuvo mala suerte.

Todavía pretende
una vida alegre
todavía se aferra
a que de pronto del cielo
caerá un pan
o encuentre al final del arcoiris
una olla de oro
para costear todo lo que le hace falta.

El viejo
vive y muere en el mismo instante
su piel reseca
sus arrugas
y sus quemaduras
sus canas
su ropa descuidada y sucia
nadie le ayuda
nadie se acerca
su vida depende de tu moneda
lo desprecias.

El viejo recorre diario
la misma calle
mira a todos lados
intenta destapar el pavimento
que de pronto tenga un tapón
y de pura chiripa
encontrar un yacimiento
de petroleo, de dinero
de algún muerto que lo lleve
y le permita descansar.

El viejo mira al cielo
sus ojos se apagan
no queda más.

En el parque se amontonan
para ver el horrible espectáculo
algunos viejos lloran
a otros les da igual
otros sabemos que para allá vamos
indagamos sobre su pasado
el viejo no tenía nada
vivía, o no sabía si eso hacía.

Escurre una lágrima
y se lo llevan
tiene muchos compañeros más
no sabe sus nombres
las fosas comunes no poseen de ello.

Que tristeza
al viejo no pude ayudar
me pongo en su lugar
en algún lugar nos tendremos que encontrar...






sábado, 12 de octubre de 2013

Te necesito para los sábados.

Salir y caminar contigo de la mano
admirar el rumbo de mi barrio
horrible, marginado
con su olor peculiar a semi urbanizado
con sus rincones y sus vagos
con sus coches y sus perros callejeros
un espectáculo ridiculizado
pero ir a tu lado.

Pensar que te necesito
para los sábados
sueños diarios por compartir tu calor
los sábados de fiesta
los sábados de alcohol
sábados de noche y luna media
bañados en sudor.

Te necesito los sábados cuando salgo
y voy caminando sola
pensándote a cada rato
cuando fumo y me elevo
cuando tomo y me siento mejor
hay un punto en medio de la noche
exactamente las 2:35 de la madrugada
cuando te deseo al lado mío
un punto que resuena al rededor
en que te quiero mío.

En que te extraño sin tocarte
te beso sin mirarte
te abrazo en mi mente
y te hago el amor sin tenerte.

Te necesito luego, claro
para los domingos de resaca
y descomposición
para comer juntos un buen plato de amor
durante todo el día
y acariciarnos entre interminables horas
de fiebres de candor.

Entre besos y arrumacos
pasar las horas tumbados mirándonos.

Te necesito los lunes
el principio de semana estúpido
de cansancio
de terrible rutina y el trabajo
cuando me siento exhausta
sin ganas de nada
y con un beso me puedas resucitar.

Amaría los martes si te tuviera
en mi cama, en mi casa
cargando mis mimos en tu espalda
leyendo mis libros
leyendo mi poesía
que escribí para ti.

Te necesito para los miércoles
caminar en el tianguis
en todas las chácharas
en medio del grito del que vende fruta
o el que promociona su ropa usada
que veas mi realidad
y que veas mi pasatiempo de cada semana.

Te ofrecería el jueves para un paseo
el día de mi descanso
te ofrecería un recorrido por Chapultepec
o conocer los alrededores del donde vivo
caminando despacito por el cerro de Xico.

Cultura por aquí y por allá
una cita en los parques de ciudad

Visitar Donceles
estar en Bellas Artes
te ofrezco conocer mi raíz
en las entrañas de Iztapalapa
caminar y caminar
hablando de cosas raras
te ofrecería una visita igual
cada semana
por Revolución
por el Zócalo capitalino
por las calles oscuras del Valle
por la plaza de la localidad.

Preciso tu compañía los viernes
casi volviendo a empezar
te ofrezco una cena para los dos
en el balcón de mi morada
bebiendo caña o tequila barato
soy muy corriente  con mi garganta
pero con mis labios no
porque sólo toleran tu saliva
y tu lengua peleando con la mía.

Solicito tu presencia
para todos los días del calendario
para todo mes
para todo año
te prometo no habrá rutina
cambiaremos cada día.

Te propongo un día sin salida
una noche compartida entre cosquillas
en mi habitación.

Requiero tu cuerpo en la entrada
en lo horroroso del principio de semana
te necesito todos los días
andando por ahí en las mañanas.

Te necesito para siempre
que te pasees por mi historia
formando una
tan simpático, tan lunático
te quiero para toda mi vida.

Y volvemos
te necesito para ese sábado
en mi barrio horrible
lleno de perros y de gatos
lleno de pura gente ciega.

Te necesito los sábados
para poder terminar todo este tiempo...











sábado, 5 de octubre de 2013

Ni olvido ni perdón.

"Habría que lavar no sólo el piso; la memoria.
Habría que quitarles los ojos a los que vimos"
Jaime Sabines


¿Porqué olvidar a los hermanos caídos?
¿Porqué perdonar al opresor?
¿Porqué dejar que siga impune?

Este y más actos de cobardía por parte del gobierno represor del PRI.

¡Que no exista más acontecimientos como este!
¡Que no exista un acto represivo como este por parte del gobierno corrupto!
¡Que no haya más 2 de Octubre!
¡Que no se repita un Halconazo!
¡Que no haya otro Acteal, otro Atenco!

¡Ni olvido ni perdón para estos hijos de puta!

Volvemos la mirada atrás 
y estás tu ahí presente
Hermano, amigo, hijo
que caíste inocentemente.

Ahí vuelas
radicas 
y cada 2 de Octubre
te revueltas.

Quedaron tus memorias 
en aquella plaza
no perdonaremos nunca 
al agresor
ni te olvidaremos
de la libertad, defensor.

Para ti sólo habrá himnos
en nuestra memoria estás
te amamos a ti 
que quizás fuiste 
mi padre, mi madre
mi abuelo o abuela
mi tío, mi hermano
mi compañero
y mi compañera.

Soy tu nieta
soy tu hija
soy un ser rebelde
que nació de tus cenizas
que grita fuerte
¡2 de octubre no se olvida!

Somos el pueblo
que viene a hacer justicia 
tu muerte no fue en vano 
no te olvidamos, hermano.

Agradezco tu lucha 
con la frente en alto 
vamos para la gente que escucha.

Agradezco tu pelea
gracias a ti 
me puedo rebelar 
contra ese mismo gobierno
que a ti te mando a callar.

Tlatelolco 
no olvida ni perdona
sigues caminando 
por esa calle 
haciéndote notar.

Soy tu hermana
soy tu compañera 
que nunca se callará
no es suficiente con marchar
también hace falta 
seguir contando la verdad.

Han pasado cuarenta y tanto años
y sigues latente 
en aquellas mentes subversivas y rebeldes
que nunca te dejarán atrás.

Ni olvido para ti 
ni olivo para el miserable represor
ni perdón para el asesino
y protestas a tu favor. 

No luchar por ti
es una traición
que no nos pidan olvidar
porque eso es volverte a asesinar.

Que no nos digan que te dejemos descansar
porque tu nunca descansaste
por darnos libertad. 

Mi alma libertaria grita
¡2 de octubre! ¡No se olvida! 














lunes, 30 de septiembre de 2013

No salgas de tu casa. [Te vigilan]

No salgas de tu casa
porque te estaré esperando
en tu puerta
o en la esquina.

Cruzando la avenida
te estaré observando
vigilaré tus movimientos
te atacaré.

En medio del bullicio
de entre la gente
si es que corres
o si te escondes
te encontraré.

Si caminas rápido
a distancia oleré tu respiración
tu sudor 
y tu miedo.

Cuando salgas de la escuela
y vayas por las calles
rumbo a tu casa
te miraré 
por una rendija
por una ventana.

Tocaré tu cabello
y lo enredaré con mis dedos
te llevaré a un sitio oscuro
te absorberé 
y comenzaré a saciar mi sed.

Cuando te sientas desprotegida
cuando la luz del sol aún no ilumina
te estaré viendo
estoy debajo de tu cama
en todos tus miedos
que te aprietan el alma.

Entraré por debajo de tus sábanas
tocaré tu piel 
y estaré por tu almohada
me introduciré en tus sueños
destruyendolos
porque son perfectos.

Cuando laves tus dientecitos
en la mañana
y mires tu reflejo
estaré detrás tuyo
comiéndote el cerebro
poco a poco.

Cuando te bañes 
y te enjabones
seré la mirada en el jabón
en la coladera.

Por las noches quien te cobije
será mi mirada insistente
seré tu oso de peluche
quien te mire, te observe. 

Y si abres tus libros
me encontrarás en cada página
un dibujo borroneado
un ojo que te mira
y no te perderá de vista.

Aunque pretendas engañarte
soy yo el que te vigila
en tus dibujitos de colores claros
estaré yo a tu lado.

En tu casa
en la cocina
en la alacena 
en la sala
o en la estancia
en los sillones
atravesando el pasillo
dentro de los cajones
yo te vigilo.

No salgas de tu casa
si no quieres caer en mis garras

Seré el viento que se fuga
por debajo de tu puerta
seré tu pesadilla 
mientras pueda.



jueves, 19 de septiembre de 2013

Me sabes a luna.

Me sabes a luna mi amor
en las mañanas repletas de luz
cuando tu cuerpo esta a mi lado
y tus ojos descansan dentro
de aquellos bellos parpados.

Cuando sonríes 
recibiendo mis arrumacos
cuando me dices "te amo"
dándome mil besos y abrazos.

Me sabes a luna cuando preparas el café
con tus manos suaves 
y cuando sonríes 
creando un mundo que sólo tu y yo conocemos.

Cuando conversamos sobre nuestros sueños
y creamos uno nuevo
cuando con tu mirada me tocas e incendias 
y con tus manos me moldeas.

Me sabes a luna a cada paso
a cada roce, a cada tacto
me sabes más a luna por las noches
cuando mi cuerpo es tu anhelo
y el tuyo es mi descanso.

Cuando mi lengua navega entre tus piernas
y para mis manos eres un extenso libro
escrito a braille.

Cuando muero de sed 
y hay un sitio tuyo parecido a un oasis
cuando me siento cansado
y tú eres mi reposo.

Me sabes a luna vida mía
cuando danzo sobre tu cuerpo
y tus gemidos son la música perfecta
que con tus uñas en mi piel 
vas escribiendo la partitura. 

Cuando en el último momento nos unimos
cuando tu respiración y la mía van al unísono
cuando te entregas me sabes a luna
sabes dulce, sabes misteriosa.

Me sabes a luna cuando vuelves a sonreír 
después de entregarnos con frenesí
y sigues en la cama mirándome con amor
en la mañana repleta de luz 
y tu cuerpo está a mi lado.









sábado, 14 de septiembre de 2013

¡Despierta México!

Yo no acepto tu bandera
ni tus cantos
no acepto la esclavitud
que has ido imponiendo con tus himnos.

Yo no soy un borrego
no quiero tu territorio
ni fronteras ni leyes
mi patria es el mundo
y mi hermano el pueblo

No quiero servirte
no quiero ser policía
ni quiero ser militar
no quiero ser político
no quiero mandar
no quiero pegar a gente
por defender tus intereses
no quiero obedecerte
no quiero ser fiel esclavo
manipulado
del estado.

Yo no acepto tu falso patriotismo
no acepto tu gobierno
no acepto tu riqueza
cuando hay hambre, dolor y miseria.

No acepto tus símbolos patrios
ni tu religión
no acepto a mi país ignorante e ignorado
no acepto que te importe más la televisión
y el fútbol para mantener al pueblo callado.

No acepto el circo
ni acepto que tampoco haya pan
no acepto tus reformas
ni acepto tu iniciativa
para criminalizar mi protesta.

No quiero tus promesas
ni dinero para hacerme callar
no quiero tus novelas
ni quiero televisoras estúpidas
que  nos comen la cabeza.

No quiero que me obligues
a pensar menos
y a votar más
repudio tu ignorancia
y rechazo toda autoridad.

Rechazo a la persona obediente
rechazo al policía que golpea
rechazo al banquero que roba
rechazo a los medios que mienten
rechazo al político corrupto
al presidente idiota
a su tío que lo controla
el tipo que los maneja
pero más rechazo al obrero que defiende
al estado que lo explota.

¡México despierta!


A todxs los maestros y compañerxs luchando.











martes, 3 de septiembre de 2013

Canta rebeldía.

"Hoy es un día de lucha y protesta, que los demás no se preocupen por su futuro y por sus hijos es distinto. Yo vengo, lucho cuanto puedo y me voy. Luego tengo que regresar para seguir luchando" - Señora el primero de Septiembre - 

Marchas
vas cantando
¡Rebeldía! Hijo del pueblo
vas luchando.

Peleas
te golpean
¡Rebeldía! hermano
vas ganando.

Te rebelas
te siguen golpeando
no importa
rebeldía vas gritando.

Canta hermosa rebeldía
asesta puñetazos
rompe, construye
el camino ve formando.

No hay himno sin tu voz
no hay camino sin tus pasos
no hay lucha sin tus manos
no hay libertad sin tu puño en alto.

¡Rebeldía!
Eres compañero armado
eres lucha sin fin
eres desobediencia.

Canta bella rebeldía
avanza y sigue cantando
que tu canto cimbre el pavimento
y haga volar a las aves.

Aunque te caigas
no desistas
aunque te callen
no dejes de cantar.

Canta ave de libertad
nunca dejes de cantar
que tu vuelo pinte el cielo
y con tu canto sincero
te reconozca hijo del pueblo.

¡Canta rebeldía, hermano!








lunes, 26 de agosto de 2013

Mi dulce nube de algodón.

"Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes. - Khalil Gibrán-"
"A mi nube de algodón, te amo" 
 
 Mi dulce nube de color
azul como las olas del mar.

Mi refugio en días de tormento
y noches de pesadez.

Mi pasión diaria cuando te imagino
mi sueño húmedo cuando te necesito.

Mi preciosa nube de algodón
negra como esta noche infinita
en que te pienso.

En la que te escribo
y en un poema te describo
en la que te sueño
y hago de ti lo que quiero.

Mi ilusión
mi emoción
y mi libertad.

Mi pozo de deseos
cobijo de mis anhelos
amante intenso de mi cuerpo
ladrón de mis suspiros.

Eres pájaro libre
adornando el cielo
eres paraíso
eres consuelo.

Dulcecita nube de color
pedacito de cielo
eres como marzo
haciendo crecer flores en mi.

Eres todas las horas del día
y todos los pensamientos de noche
eres dulce nube de color
pintando de azul mi cielo gris.

Así eres tu.





miércoles, 21 de agosto de 2013

Ojos de gato

"Poned atención: un corazón solitario no es un corazón. -Antonio Machado-"


Vi ese hermoso atardecer que permanecía insistente ante la inminente llegada de la luna. Con nubes formando maravillosas formas y estrellas comenzando a trazar figuras en el cielo.
Mis pies sintiendo suave la arena de esa playa donde quedo escrito tu nombre junto con el mío.
Extraño esa época en que los segundos y los minutos llevaban tu nombre y no había pensamiento que te apartará de mi mente.
Tristemente me ilusione más de lo debido más nunca diré que me arrepiento porque fuiste felicidad jamás soñada, protagonista de mis fantasías, partícipe en mis locuras más secretas, motivo de mi sonrisa y musa en mis poemas. Y ahora eres mi más bella utopía.

Sembraste amor en una tierra que creía árida e hiciste sentir a mi corazón amado con la misma intensidad. Diste vida a mis sueños y por ti encontré ilusiones que hace tiempo no tenía.

Algo fallo en los dos, como un reloj que ya no hace ni el más mínimo "tic-tac"; que decide no funcionar más porque su trabajo le parece rutinario.

Ya no hubo más acercamientos y nuestro corazón jamás volvió a sentir la misma sensación. No fue lo mismo sentirlo a sólo decirlo y nunca hubo acción.

Me dueles por las noches y más cuando me acuerdo de aquel mar que vio nacer mi ilusión, esas olas que traían consigo nuevos anhelos y deseos; que se llevaban la tristeza junto con los desamores pasados.

Ese mismo mar y ese mismo cielo que fueron testigos de nuestro amor, no volverán jamás. Porque ese día el sol grabo con su calor el amor en nuestras pieles y la luna velo nuestros sueños juntos.

No volverá a ser lo mismo de antes ni tampoco volveré a verte sonreír. No veré más el amanecer en tus ojos  de gato y el anochecer en tus manos llenas de caricias para mi. No te oleré nunca y tampoco estaré en tus brazos algún día.

Y a diario me pregunto como debo de hacer para olvidarte... Si quemo tus cartas, tus fotos, tus recuerdos o voy a ese mar de nuevo, a despedirme por fin de ti...









lunes, 19 de agosto de 2013

Todo y nada.

En la noche cuando te recuerdo
ingrato, vales todo y nada.

Cuando sueño con tus caricias
y cuando recuerdo los besos
si, aquellos que nunca me diste
significas todo y nada.

Que sé que a ti no te importo
y que en lo más profundo aún dueles
eres todo y nada para mi.

Que tu pereza marcó mi desencanto
y que tu duda empañó tus sueños
que la edad fue obstáculo para el amor
y sabes que vida mía;
la edad fue tu obstáculo para tu ilusión.

Te escucho por las noches
y sé que tienes ya un calor para soñar
no te preocupes
sólo no me hubieses ilusionado 
y todo habría acabado bien.

Al cabo de las horas
te sigo soñando
y después de más tiempo
hay agua salada en el borde de mis ojos
y comienzo a vomitar recuerdos.

Sigues siendo todo y nada
aunque la balanza a ganado de un lado
y quedas toda la noche siendo nada.


Ya no brillas con las estrellas
el viento ya no dice tu nombre
ya no sabes a emoción
mi corazón ya no vibra cuando te pienso
ya no eres luz ni calor.

Ya no eres poesía ni canción
ni día ni sol 
ni mucho menos aliento 
ya no eres candor 
eres nada, simplemente nada.

Eres lo que pasa y se dice adiós.





Quiero


Que me prohíban besarte, ahí sabrán que es un rebelde
que me pongan dificultades para acercarme a ti, así podré pasar por encima de ellas y disfrutarte más
barreras para romperlas
razones para abrazarte con más fuerza
razones para estar de pie cuando te beso

Es que en la comodidad sería muy feliz amándote, pero eso sería demasiado fácil
quiero que las dificultades sepan que para mi son un placer si mi razón eres tu
que te amo soñando pero no durmiendo
que te amo con fuerza.

Yuri Lazo



miércoles, 14 de agosto de 2013

El club de los perdedores.

Para una amiga con una vida tan infortunada como la mía . Te quiero. 

El club de los perdedores se compone de personas como yo, que detrás de una sonrisa se esconden miles de pesares.

Se compone de personas a las cuales destrozaron la vida y al paso del tiempo; siguen destrozando. De esas personas a las cuales la vida no nos sonrió. Y que no nacimos en pañales de seda y en un hogar normal.

Hagamos el club de los perdedores con memoria, que día a día recuerdan sucesos y se mueren, se incendian por dentro por recordarlo.

Se forma desde el rechazo, desde apartarnos. Somos perdedores con cara de asco y repudio hacia el exterior, nos escondemos abajo de las cobijas por temor a que nos toquen o nos vean y en la calle... si, en la calle somos diferentes, fingimos, reímos, nos sentimos fuertes.

Nos protegemos, somos sinceros pero muy cabrones. Somos el club de los perdedores que no supo distinguirse en otra cosa y que por no saberlo hacer, aprendieron a querer por interiores y dejar la superficialidad a un lado.

Somos a los que nadie quiso, somos los que buscaron el refugio en todo lo alternativo y ahí; encontraron a más perdedores como ellos, encontraron a gente que empezaron a quererlos.

Somos los que leemos porque en las hojas ficticias encontramos refugio y luego, motivados, empezamos la lucha social. Supimos que vivíamos injustamente, supimos de ciertas cosas que los que han tenido vidas simples y sin complicaciones nunca conocerá.

Somos los de abajo, luchadores, de izquierda y del centro, somos el pueblo que despertó.

 Esos que caminamos formando nuestro propio camino, que buscamos alternativas a los problemas y que avanzamos de la mano, juntos.

Somos perdedores que incendian el cielo de los de arriba para comenzar a formar un nuevo cielo de los de abajo.

Somos perdedores capaces, somos los que nos refugiamos en el verdadero arte, que sabemos lo que cuesta y que aprendemos el valor no el precio de las cosas.

Los que vivimos a oscuras, los que no nos rendimos a pesar de como seamos, los que buscamos un nuevo amanecer.

Somos los inevitables, los que estamos destinados a encontrarse.

Somos los perdedores... y sabemos que; los perdidos somos los que ahora escribiremos la historia.



viernes, 9 de agosto de 2013

Aguas interiores.

Entró sigilosamente
sin pisar el tapete de flores
subió a su habitación
se recostó.

Miro a todos los lados
se rió
se carcajeó
todo era falso
hasta él.

Bebió
fumó
quiso follar
quiso hacer el amor
pero estaba solo
en ese abismo
en ese pozo negro.

Lloró
abrazo el vacío
abrió otro vino
probó el dolor
salió un chisguete
de vino
de agua interior.

Sintió frío
y quiso un abrazo sentir
se rió de nuevo
sabía no lo tendría.

Ni compañera
ni mujer
ni sombra
ni ser.

Vio el techo
puso sus manos en su cabeza
cerró los ojos
encendió la habitación.

Lanzó un alarido
cayó en el tapete de flores
por fin supo de amor
se vomitó encima
se revolcó
abrazo su almohada
olía a ella.

Quiso salir
pero no pudo
volvió a reír
abrió sus ojos
quiso decir
"lo hice por amor"
saltaron dos lágrimas
el hombre triste murió.



viernes, 26 de julio de 2013

Carta para un desconocido.

Te extraño son dos palabras que en mis horas tristes se extienden a seis como se pueden extender a mil.
Te extraño es lo que hago ahora mismo a cada minuto, a cada instante de este día pésimo.

No puedo siquiera conciliar el sueño, cuando en la noche de soledad te presentas como una ilusión al lado de mi cama y hacemos como locos el amor hasta que llega el sol y te tienes que ir.

¡Que impotencia! Que te tenga tan cerca y te desvanezcas de mis manos y mis dedos que la noche anterior acariciaron hasta el último de tus rincones.

¡Que rabia! No poder detenerte y que cuando te vas, mis dedos sientan aún la vibración de tu piel y que mi almohada posea tu aroma todavía y conserve cabellos tuyos que tejen mis sueños.

Te extraño son pocas letras que atrás llevan consigo el peso de soledad y de temor.

De ese mismo temor que tengo al no poderte decirte que te echo de menos y que mis labios tiemblen por decirte que te amo y no pueda hacerlo porque me da miedo.

Soy una tonta porque sé que te amo y sin embargo no lo digo. Soy una miedosa que moriría por ti gustoso y no lo grito.

Soy una imbécil que sólo espera a la noche para poder soñarte entre insomnios y ojeras que tienen muchas historias que contar y muchas poesías que seguir haciéndote.

Soy una idiota que escribe a lo desconocido, que lanza palabras para quien no las escucha y escribe para quien no la lee.

Y ese te extraño sigue flotando en el aire después de haber gritado y agitado el puño contra la pared.

Ese te extraño sigue ahí, inerte marcando los minutos y las horas, viéndome fracasar ante ese vacío que habita en mi corazón.

El mismo te extraño que inhalo después de cada fumada a un cigarrillo que sabe a nada.

¡Y vuelve la rabia! Ese café tan oscuro como tus ojos se siente rechazado, mi falta de sueño es por tu ausencia, por la cafeína que tiene tu mirar.

Y me siento rara porque estoy aquí a las 3:45 am rogando porque me busques y me ames.

Porque estupidamente estoy buscando a quien querer y no quien me quiera, porque estoy siendo cruel conmigo sólo por esta necesidad de sentirme querida.

Pero vuelve ese te extraño a mirarme a los ojos, a ver que estoy rendida ante el.
Es que te extraño es tan pesado, extraño lo que no he tenido, pero tu sigues ahí, tendido en mi cama esperando mis caricias.

Vuelves cada noche a dominarme entre besos y abrazos que no me has dado y que los imagino a cada instante, abrazando mis recuerdos.

Te extraño, a ti desconocido que no te has cruzado en mi camino, te extraño que añoro tanto tus arrumacos en las noches de eterno frío.

Te escribo una carta para recordarte que estoy aquí; tonta; esperándote, casi oliéndote al paso de la luna y las estrellas.

Te deseo, como se puede desear admirar el cielo en las noches de borrachera.

Te quiero porque vives dentro de mis sueños.

Te amo aunque siga aquí esperando a que vengas e incendiemos el cielo.









martes, 23 de julio de 2013

Ojalá se te regrese.

Fue fácil para ti
romperme 
usarme.

Fue sencillo
olvidarse de mi
y arrojarme al vacío.

Apuñalarme con tu desprecio
matarme con tu olvido.

¿De qué sirve que llore?
Si mi llanto no es escuchado 
y mi dolor es ignorado.

Fue simple 
ilusionarme y luego sin más
dejarme arrinconado 
en el secreto baúl de tus escombros.

En ese baúl donde arrojas
lo que no te sirvió
donde guardas las cosas
que nunca más abrirás.

Nunca pensé decirlo 
porque hasta ahora eras lo mejor
ojalá se te regrese 
por jugar como la peor.

Ojalá se te regrese
al doble, al triple 
una vez y ya
o todas juntas.

No es por mi
es ley de vida
y se lo suplico
te haga sentir 
como yo lo sentí.

Fue claro
como lo hiciste
yo no era lo esperabas
y anhelabas hacerme sufrir.

Ojalá se te regrese
en un año, en veinte
ojalá te pase 
cuando te enamores.









miércoles, 17 de julio de 2013

El amor idealizado.

"El amor se seca, sí se seca, aún más rápido que un charco de semen en el ombligo de una mujer" Charles Bukowski.

El amor es codiciado
reprimido 
necesitado.

Necesitamos amor
para sobrevivir.

Necesitamos de amor
para poder seguir.

Y aún no vemos
la mierda en que nos convertimos.

Porque es amor obsesivo
repulsivo
afanoso
necesitamos a alguien
para poder comprobarlo.

Prometemos
dudamos
callamos
y nos sentimos felices.

La clave del amor 
es en dejarlo libre
sin sentirlo nuestro
sin sentir a una persona nuestra.

La maldad del amor
es jugar con nosotros
olvidarnos de nosotros
para vivir como otros.

Esa es la clave del amor
idealizado
planeado
y mal fundamentado.

Necesitamos amor 
para poder correr
y para poder volar
para enloquecer.

Necesitamos ese amor burdo
como promesa
en la que me cago
una y otra vez.

¿Porqué necesitar?
Si hemos nacido solos
egoístamente pensar
en que es para siempre
si la felicidad se creo
irónicamente para probarla
y darle lamidas 
al final de la jornada.

El amor idealizado
es sólo sexo
prometiendo eternidad
por un orgasmo entre los dedos.

Necesitamos una sonrisa falsa
un halago a la poesía
necesitamos caricias
que lastiman más que llamas.

El amor, magnífico tesoro
de valor inigualable
nadie sabe porque se padece
pero eso sí, necesitamos a alguien.

El amor; decía Bukowski
se seca más rápido
que un charco de semen 
en el ombligo de una mujer

¡Vaya! que razón tenía
que el semen se me ha disuelto
más rápido en la boca
que en el olvido.


Estúpido homenaje para Bukowski nacido en una noche de borrachera.





Logos/Carteles

Canal de youtube

Loading...

PDF en Scribd.

Septiembre 2012: Mes de poesía experimental.

Noviembre 2012: Mes de Unión y Solidaridad/ Trabajos enviados por compañerxs.

Febrero 2013: Mes de cuentos eróticos.