viernes, 10 de abril de 2015

Inclinación por lo imposible.

Quizás en un tiempo aquel Dios,
(en el cual no creo) 
escribió nuestras historias,
tras algunos golpes del destino.

Es obvio que es una desviación
puesto que no hay nadie que escriba
lo que pasará con el tiempo.

No solía creer en las coincidencias
y cuando te conocí te tomé como una burla, 
tanto de las circunstancias
como de eso que llaman amor.

(Creyendo fielmente que podrías quererme) 

Tengo una inclinación,
favoritismo,
esperanza o como usted quiera llamarlo
hacia lo imposible,
es como defecto de fábrica,
aún confío en la raza humana
y en la existencia tanto de valores como reglas de convivencia básica,
cuando tanto como usted y yo,
sabemos; de la inexistencia de tales cosas.

Realmente la utopía no es mala,
pues como imposibles no podemos dividir
lo bueno de lo malo y viceversa.

Créame que a mi edad,
(mental pues la física es mínima y no requiere mayor interés) 
y con idea,
odio hablar de propiedad privada,
que la situación entre nosotros no es libertaria ni de respeto.

Mi visión de utopía no es igual que la suya. 

La problemática radica en que,
tu odias la palabra y yo;
odio tener que pronunciarla dada nuestra situación.

Es la descripción a lo que somos,
un adjetivo calificativo hacia tus ojos
que no quieren verme más,
un verbo hacia las ojeras que;
sin duda alguna habrán de brotarle,
(algún día) 
por pensar en mí
y en las cosas que jamás pudimos hacer,
ni quisiste hacer conmigo porque
te negaste a ser la utopía que podría quebrantar esta negación mía.

A romper estas malditas ganas de salir a verte
y dejar de pensar en que no somos un acuerdo mutuo,
inclusive ni un amor libre,
ni un poema estructurado,
ni una teoría o una acción.

No somos la calle que brilla en el horizonte,
ni tampoco la gasolina que brincotea en una botella,
o la combustión que se hace cuando se enciende la mecha.

Tengo inclinación a lo que no puede ser,
obviamente por necedad del ser humano.

Aunque la revolución también estaba en tu espalda y yo la acariciaba con las yemas de mis dedos, la conclusión es que siempre estuvimos destinados a no ser, sea por Dios inexistente, falta de acuerdo, expropiación de terrenos no explorados (o explorados antes por alguien que no era yo), ausencia de acción, teoría a medias y pues; dos personas libertarias sacando lo peor de sí.




Logos/Carteles

Canal de youtube

Loading...

PDF en Scribd.

Septiembre 2012: Mes de poesía experimental.

Noviembre 2012: Mes de Unión y Solidaridad/ Trabajos enviados por compañerxs.

Febrero 2013: Mes de cuentos eróticos.